La experiencia de encontrar chamba en tiempos de COVID

cuarentena

Compartir el post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Ese martes 14 de marzo, fue el ultimo día que pisé las instalaciones de mi universidad, terminaba mi ultimo semestre. Todo pasó tan rápido. Pasaron las semanas y meses, hasta que en un abrir y cerrar de ojos, había terminado mi carrera en la universidad que me adoptó a lo largo de estos 5 años. No fue nada fácil, estábamos en medio de una pandemia que acababa con cualquier idea de celebrar mi graduación o peor aún de encontrar un lugar para empezar a trabajar. Mi sueño siempre fue salir con empleo terminando de estudiar. En realidad, esa incertidumbre era algo que nos pasaba por la mente a varios de mis compañeros y amigos. Debo de aceptar que no fue nada fácil.

A lo largo de los días, todo sentimiento negativo se iba esfumando y estaba abierta a nuevos horizontes, un día un buen maestro de  la universidad compartió una imagen de una Agencia Digital, la cual buscaba personal, al instante eso llamó mi atención, ¿tal vez la situación que yo buscaba se hizo presente?, estaba llena de dudas; es mi primer empleo, mi primera entrevista, mi primer paso dentro del mundo laboral, tenía frente a mi, el mundo que a lo largo de mi estancia en la universidad veía lejos y con cierta dosis de miedo.

Siempre he sido fiel devota de que el destino, es algo que existe, es sorprendente como es que las cosas poco a poco se acomodan para guiarte a tu camino perfecto. Y gracias a eso, casi nunca me arrepiento. debo de aceptar que estaba nerviosa, había tenido una entrevista, pero fue para mis practicas profesionales. Y ahí estaba, frente al monitor, conociendo a los que tal vez serían mis jefes. Terminó la entrevista y vinieron a mi un mar de sentimientos; la tristeza se había ido, pero el nervio era algo constante. Luego vino otra entrevista, pero me sentía más segura de mi, ya no sentía temor. Pasó un día y llego mi primera prueba, sinceramente no sabía lo que venía; estaba nerviosa, quería dar lo mejor de mi como lo hago con todo lo que hago. Tenía que realizar una animación, esa era la prueba. Los conocimientos que había adquirido dentro de mis clases y de mis prácticas se hicieron presentes. Cuando terminé, me sentía tan orgullosa como alguna vez lo sentí al hacer mi tesis dentro de la IBERO. Ahora, solo quedaba esperar noticias. Sinceramente estaba muy emocionada de saber cuál sería el resultado.

Paso un día y recibí el mensaje más esperado: “Alexa eres parte de CAPITAL”, esas palabras jamás se borrarán de mi mente. Mi sueño –que consideraba perdido, hasta que pasara la pandemia– se hizo realidad. Estoy feliz con la empresa que me aceptó y confió en mi y en mi talento.

Tengo tanto que agradecerles a todas las personas que me impulsaron y no dudaron de mi ni un momento (mis papás, mi hermana y a ti, Carlos), ya que gracias a ellos me encuentro donde estoy ahora, en mi segundo hogar, en Capital #DigitalesDeNación

Con cariño,

Alexa Race

Ver otras entradas