De las prácticas profesionales en Home Office y otras dificultades.

Prácticas

Compartir el post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Primero que nada, los pondré un poco en contexto. Empezaré hablando sobre aquellos sueños que creó una niña de 1er. Semestre de universidad.

Siempre que hablaba o me preguntaban sobre mis proyectos para mis prácticas, como buena estudiante y como buena soñadora, siempre respondía que “yo estaría en grandes empresas, como Bimbo, Volkswagen, Heineken” y todas esas multinacionales, respondía “voy a conquistar a esas grandes empresas, creando campañas sorprendentes” y quién sabe, tal vez hasta llegaría a los Premios Effies (Bueno, eso de las premiaciones aún está en pie).

Pero actualmente, es que esa niña de 1er. Semestre, ya llego en 8vo. Semestre y la realidad es muy distinta a los sueños que creó y es que ni en sus escenarios más trágicos, pensó que una pandemia se atravesaría en sus sueños de conquistar el mundo. Bueno, ahora ya están en contexto. Cancelan clases presenciales en la universidad; nos mandan a casa, queda el proceso de prácticas a medias y yo estoy preocupada porque mis prácticas penden de un hilo, pero afortunadamente ese hilo no se rompe. Empiezo a buscar agencias que acepten practicantes, pasé por muchas, algunas me dijeron que NO por la pandemia; otras más porque simplemente no aceptaban y eso hacía más difícil que cumpliera mi sueño, pero al final un día encontré una agencia que me gustaba en muchos sentidos y en donde afortunadamente ¡me aceptaron para quedarme!, imaginen mi felicidad cuando me dijeron que sí.

Por fin, hoy ya hago mis prácticas en Capital y ha sido todo un proceso de aprendizaje, de cambios, de emociones y de historias, que sin duda alguna la última es una de mis favoritas. Resulta que cuando entré a la agencia pues me imaginaba algo muy serio, porque es un ambiente totalmente laboral, es la vida real, y cuál va siendo mi sorpresa, fue que tenemos después de las juntas nuestros debates sobre “si la quesadilla lleva queso” (que obviamente lo lleva), que existen viernes donde ponen playlist de bodorrios y que los memes enviados en Slack pueden sacarle la risa a más de uno, pero no piensen que nos pasamos toda la jornada laboral debatiendo sobre la quesadilla o mandando memes, claro que no, tenemos mucho, pero mucho trabajo y eso también esta padre.

Otra de mis cosas favoritas es el aprendizaje, he aprendido cosas que nunca me enseñaron en la universidad, he tenido que investigar sobre mercados que no necesariamente están en mi país y lo más importante, he aprendido que los detalles son lo más importante y sino pregúntenle a mi jefe Oscar, que tal me ha ido con los acentos que se escapan en los artes o cuando se me olvida avisarle al equipo de arte para cuándo las cosas y a qué hora necesito el diseño. Sí, ha sido un camino difícil, de caerse y levantarse, y de pensar que ya tengo frustrados a todos por andar preguntando. Sin embargo, todo eso vale la pena cuando recibes un mensaje del Director Creativo, quien ha trabajado para empresas multinacionales y que ha ganado algunos premios como Effies, decirte “Andy, vamos muy bien, hay cosas muy buenas en el contenido, está interesante ¡Felicidades!” o cuando tu jefe y que además es el socio de la agencia te dice que le gusta lo que estás haciendo en las planeaciones. Eso, amigos míos, no tiene comparación. 

Finalmente, les diré que no es lo mismo estar en las practicas home office a estarlo presencial y espero pronto estar en las oficinas para tener una mejor experiencia de la que ya tengo, que he aprendido a tener un poco más de confianza en el trabajo que estoy haciendo y que Capital me confirmo que la carrera que estudio es justo lo que debí estudiar porque no me imagino haciendo o siendo otra cosa.


Andy Sánchez

Ver otras entradas